Header Ads

Paradoja de la pelota de rugby ¿Inspiración? ¿Desesperación?


¿Cómo es la pelota de rugby (guinda)?

Linda, ovalada, redonda, colorida, nueva... Parece óptima para jugar con ella si es que la vemos de lejos. Pero si la observamos de cerca ¿cómo la puedo sentir? ¿qué es lo que observo? Es suave, bien bonita, áspera...

Cuando lo presiono se siente desinflada... LE FALTA AIRE

LE FALTA AIRE por dentro, pero POR FUERA SE VE BIEN

Hay personas que muchas veces hacen lo imposible para verse bien por fuera, y quedar bien a la mirada de los otros. Pero por dentro, especialmente cuando algo las presiona se notan que están desmotivadas. Su desmotivación se relaciona con la falta de aire. Jugando con las palabras les falta motiva-acción!

¿Por qué la pelota no está siempre inflada?

El uso diario de la pelota hace a su deterioro. El abuso de su uso también. Los golpes del juego de la vida, ponen a la pelota en situaciones de constante estrés, la fricción, el pase de mano en mano, el tiempo, el contexto cambiante y todo eso que hacen a construir una circunstancia que nos desinfla.

Entonces los golpes de la pelota ¿será como las circunstancias de la vida en las personas?

Todos nosotros pasamos por circunstancias que no nos son agradables. Circunstancias en la vida que nos hacen perder el aire, que nos desinflan ¿Cómo están hoy nuestros temas personales, familiares y laborales?



Las circunstancias personales pueden durar en un día, semana o mes, o quizás mucho más ¿Quién no ha tenido esos momentos donde no puedes creer lo que está sucediendo? La frase fuerza que nos adormece en el hacernos cargo es "mañana será otro día", y bajamos los brazos hasta mañana.

Claramente será otro día, no es un ayer ni un hoy. Será diferente siempre y cuando sea mejor al actual. Entonces ¿Otro día? ¿De quién dependerá? ¿Del día como tal? Si el día cambia pero si nosotros no cambiamos, este día será el mismo el día mañana y como el pasado.

Estaremos llevando un pesado bolso deportivo pero sin objetos deportivos. Será un bolso lleno de mucho peso llamado problemas. Lo cargamos en un mal día, en un mal partido o en una mala situación. Ese problema lo seguimos llevando el lunes, martes, y así hasta que tomemos la decisión de cambiar. Tomemos la decisión de soltar. Soltar el problema, aferrarse a un compromiso de acción.

Para que el mañana sea otro día diferente, solo depende de nuestro compromiso de acción.

Las circunstancias familiares, laborales, o de los círculos sociales más cercanos, nos pueden afectar.

El ejemplo de los dedos de las manos pueden ser un buen ejemplo de la familia. Pensemos que ellos trabajan en equipo como una familia. Ponle atención.

Todos actúan como un equipo. Hasta que un día, por alguna razón o emoción, los egos se potencian y comienzan a materializarse lo individual frente a lo grupal. Cada dedo se pregunta por qué cada uno es importante.

El PULGAR, yo soy la fuerza y el mas fuerte de la mano. El INDICE, yo soy el guía, la dirección y conduzco a donde vamos a ir. El dedo MEDIO, yo soy el hermano mayor, y le doy protección a todo el resto de los dedos de la mano. El ANULAR, yo represento el amor, la pasión y la emoción en la mano. Por último el MEÑIQUE, yo soy pequeño y como tal puedo acceder a donde los demás no puede llegar (oreja, nariz, etc.)

El ego predominante conlleva a la falta de apoyo grupal. La falta de apoyo por lo que hacemos y por lo que somos. ¿Qué dedo es el más importante? ¿Qué dedo realiza la acción más sobresaliente? ¿Quién es el que es mas que el otro?

Si todos los dedos de la mano piensan por si solos, ¿quién llevará adelante el desafío de llevar el bolso de los problemas? Un dedo solo podría llevar adelante el desafío, pero ¿por cuánto tiempo?



Las circunstancias laborales, nos afectan en lo económico, o cualquier circunstancia que golpee nuestras vidas hacen que dudemos en pensar de manera individual o como un todo que constituimos.

Como respondemos a las circunstancias es como nos determinamos para afrontarlas. Si esa situación económica puede que tal vez nos esté afectando, pero no aún así lo que no nos afecta puede determinarnos. Si al preguntarnos ¿Nos afecta la economía? NO, entonces es firme la convicción de quiénes somos. Pero si nos preguntamos ¿Nos afecta la economía? SI, un SI con silencio reflexivo, o un silencio para pensarlo, entonces más allá de que nos afecte, también nos desmotiva. NOS DESINFLAN.

Dos estados de ánimo nos desinflan, nos desmotivan: El resentimiento y la resignación.



Accionar entre la inspiración y la desesperación

Mencionamos que el compromiso conlleva la motiva-acción. Todos estamos comprometidos en algo. No significa que ese compromiso nos impulse hacia adelante, permaneciendo "inflados" o motivados.

Podemos tomar dos tipos de acciones:

ACCIÓN POR INSPIRACIÓN
Inspirar es DAR, nuestro foco en la inspiración es DAR. Cuando estamos llenos. Cuando somos felices damos. Nada nos puede limitar o bloquear, no importa las circunstancias puntuales de nuestras vidas, yo se quién soy, yo se lo que hago y lo que puedo lograr. Entonces en esa predisposición, nos focalizamos en ayudar a los demás, en dar lo mejor, en dar lo mejor a los otros y en consecuencia, lo mejor sale a la luz.

Pero también podemos optar por la ACCIÓN POR DESESPERACIÓN:
Cuando accionamos por desesperación estamos enfocados solo en nosotros mismos. Nuestro ego nos limita a observar más allá de nosotros mismos. Nos enfocamos en lo que no me dieron, en lo que no tengo, y me olvido de lo que si tengo, de lo que si soy, de lo que si puedo lograr, y de la oportunidad que la vida me presenta, que está delante mío, pero no la puedo ver porque mi foco está en otra conversación, en hacerle caso a las circunstancias. Nos olvidamos de todo y de todos. En lugar de enfocarnos en el dar nos enfocamos en el RECIBIR, solo en el beneficio personal.

¿Cómo vamos a accionar en nuestro siguiente paso? ¿Inspirando o desesperando?


10 razones de porqué deben tener a un 'rugbier' en sus equipos

En los diferentes momentos de las organizaciones se desarrollan equipos de trabajo. El concepto de equipos aplica al que conocemos en los equipos deportivos. En su conjunto el grupo humano, se destacan conceptos de liderazgo y motivación de manera cruzada donde se entremezclan intereses y necesidades.

La visión compartida, o mismo el propósito de este equipo, si es desarrollado y comunicado con entendimiento a la escucha de todos se logra el compromiso incondicional alineado el propósito individual a grupal.

El liderazgo y el coaching transformacional conlleva al éxito de estos equipos más allá de los resultados obtenidos. 

El liderazgo se presente desde un punto de vista como el diseñador integral sistémico, el mayordomo que sirve a la visión y el maestro con enseñanza de compromiso grupal. 

En este cambio constante de emociones, el liderazgo conlleva el desafío de las tensiones emocionales (los miedos) y las tensiones creativas (las pasiones) hacia la visión compartida. La motivación, el compromiso y la confianza son líneas que hace a los equipos con resultados extraordinarios, diferenciados de los equipos tradicionales a saber.

¿Qué es la motivación? La motivación puede definirse simplemente como la dirección e intensidad del esfuerzo. Entonces ¿cómo se puede lograr motivación sin inspiración?



Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres ir más allá, ve volando. Si quieres llegar más lejos, ve acompañado.

Jugar al rugby aporta una serie de valores fundamentales para cualquier persona que ha tenido contacto con el deporte de la guinda. Es una de las virtudes que rodean al jugador, al hombre o mujer que elige este deporte como modo de vida. Un modo de vida, una disciplina deportiva que se traslada a la vida diaria de cada uno. Les compartimos un contenido donde se desarrollan las diez habilidades de un jugador y su equipo de rugby:

10- Humildad

El rugby está lleno de ejemplos de humildad en cada partido. En este Mundial hemos podido comprobar cómo el mejor jugador del mundo de la última década, Richie McCaw, se enfundaba la camiseta de 'water' y salía en los parones del partido a repartir agua entre sus compañeros y el árbitro. También se vio a todo un campeón del mundo, Sonny Bill Williams, regalaba su medalla de oro recién ganada a un niño. Todo un ejemplo para cualquier amante del rugby y para otros muchos deportes contaminados por las vanidades, egoísmos e individualidades de sus estrellas.

9- Sociables y divertidos

Es indudable que uno de los grandes atractivos de este deporte es su tercer tiempo. Una fase del partido en donde las personas toman protagonismo total en un ámbito mucho más social que deportivo. Es una parte con la que el jugador de rugby se siente identificado y en la que se comparten cervezas, historias y anécdotas con tus compañeros de equipo, el público, el árbitro y hasta con tus rivales del campo, convertidos muchos de ellos en colegas en el tercer tiempo.



8- Espíritu de sacrificio

Un ejemplo claro lo observamos cuando te encuentras en una melé soportando los 1.000 kilos de los delanteros del otro equipo y uno de ellos te está metiendo el dedo en el ojo y otro aplastando su cráneo en tu oreja, y entonces un jugador de rugby se crece y echa el resto y saca fuerzas de la nada para dar el 120% para ganar ese balón.

7- Motivación / Concentración máxima

No hay nada más que entrar a un vestuario de rugby minutos antes de un encuentro y respirar la concentración que hay en él. La motivación en el deporte oval es algo extremo. Un 'rugbier' es capaz de faltar a la boda de un familiar o llegar con unos minutos de retraso al cumple de su hija por jugarse un partido. Hasta tal punto es así que la noche antes de un partido empieza la concentración de los jugadores y los miembros técnicos de todos los equipos, cada uno con su diferente ritual.

6- Trabajo en equipo

Un partido de rugby lo juegan quince contra quince y cada uno de esos jugadores tiene su función. En un equipo de este deporte son necesarios desde el número uno hasta el quince, pasando por los suplentes, cuerpo técnico y hombres lesionados. Por eso la función de cada uno es vital para el buen funcionamiento del equipo. La labor que cada jugador desempeña es clave para el resultado final. Si en un equipo juegan bien todos menos uno, el equipo no funcionará. Es por esto que el apoyo al compañero y la solidaridad con él se convierte en algo muy común dentro de un equipo de rugby.



5- Compromiso

Cuando un jugador de rugby decide apuntarse en un equipo no fallará nunca. Jugar con ese club es lo mejor que le puede estar pasando en ese momento y lo demuestra en cada entrenamiento y en cada partido, tenga o no la oportunidad de jugar. Lo normal en nuestro país es que a un jugador le cueste dinero jugar al rugby, pero, a pesar de ello, el 'rugbier' es capaz de sobreponerse a este 'handicap' gracias a su compromiso especial para entrenar varios días por semana y jugar el partido el fin de semana.

4- Superación personal

Un jugador de rugby no tiene límites, y si se topa con alguno, siempre está dispuesto a romperlos con esfuerzo, sacrificio y superación personal. La práctica de este deporte te exige una preparación previa a su desarrollo que permite al jugador mejorar día tras día y entrenamiento tras entrenamiento. La preparación física es indispensable ya que se trata de un deporte duro, intenso, que requiere que todas las partes del cuerpo estén en perfecto estado, y eso únicamente se puede conseguir a través del trabajo diario y constante.

3- Buenos compañeros

Hace tan sólo unos meses pudimos ver en nuestro país al mundo oval volcado con un compañero que sufrió una lesión medular. El caso de Alberto Aláiz es un claro ejemplo de la solidaridad y el compañerismo existente en este deporte. Con cualquier lesión, fallo o contratiempo que te ocurra siempre habrá un compañero para ayudarte en lo que necesites.



2- Continuo aprendizaje

Desde los llamados 'jabatos' y 'lechones' (categorías de niños y jóvenes) hasta los equipos senior de un club todos, sin excepción, están en continuo aprendizaje. Porque el rugby no es un deporte en el que aprendes unos detalles y ya puedes convertirte en un buen jugador. Es bastante probable que a lo largo de la trayectoria deportiva de un 'rugbier' pueda variar su posición en el campo, lo cual obliga a aprender otros conceptos y otras formas de juego, lo cual le sirve para mejorar globalmente.

1- Trabajo bajo presión

Un 'rugbier' disfruta con la presión y la conoce al milímetro. Para él no hay partido amistoso y su espíritu de competición es tan grande, que es capaz de solventar situaciones complicadas y moverse en ellas como pez en el agua. La sensación de jugar los últimos minutos de un partido importante cuando éste está igualado es una de las sensaciones más intensas y emocionantes que cualquier jugador de rugby ha podido tener en su vida.



Un día como ninguno. Un día como todos. Cada apasionado jugador sabe que es parte de un equipo. Que el talento solo es el 20% y el 80% restante es pura pasión. Todos juegan, todos comparten, todos aprenden y todos inspiran a los otros. No hay nadie especial mas que la razón única del encuentro. El encuentro hace al desafío. No hay enemigos sino contrincantes. No hay amigos en el equipo sino hermanos. La brecha entre el querer y el poder se acorta con el entrenamiento. Hay jugadores que hacen que pasen las cosas, otros que son capaces de seguir al que lleva la iniciativa y otros que no se enteran de lo que pasa ¿Cuál de ellos eres tú?




Fuentes consultadas:
- Empleo: Diez razones por las que cualquier empresa debería tener a un rugbier en su plantilla. Noticias de Rugby http://goo.gl/y8fjJz
- Canal Youtube CXO Community https://www.youtube.com/cxocommunity
- Imágen: http://www.prematch.com.ar/upload/img/scrum-pumas-all-blacks_2587.jpg

No hay comentarios.

Copyright 2008 - 2016: CXO Community - Todos los derechos reservados. Imágenes del tema de Petrovich9. Con tecnología de Blogger.